Viña

Para encontrar los inicios de la viña, hay que retroceder a principios del siglo veinte, cuando su fundador, Don Eduardo Macaya Díaz, realizó su primera vendimia en la ciudad de Buin, en 1914. Allí se inició la búsqueda de los mejores suelos y climas, para lograr también cada vez mejores caldos.

En el año 1942 se instala en Placilla, pleno valle de Colchagua, junto a su esposa Juana Conde y a sus hijos, Eduardo, Hernán y Juan. La propiedad adquirida constaba de una hermosa casa patronal, una pequeña viña, una bodega y un poco más de 100 hectáreas de fértiles tierras para el cultivo tradicional.

A fines del año 1989 la viña ya tenía algo más de 160 hectáreas de finas cepas, modernizó todos sus equipos y consolidó un sistema de producción moderno en el campo tecnológico y también en el organizacional.

Hoy ya cuenta con una capacidad de un poco más de 5.000.000 de litros, que pueden mostrar una calidad acorde con los más altos requerimientos técnicos en cada una de las etapas del proceso de vinificación y embotellación.